Recuerdo mucho esta expedición no sólo por lo vivido durante el viaje, sino por la forma tan especial como se desencadenaron los eventos para estar allí. Fue en el año  2001 cuando me encontraba trabajando en “El refugio” (cabaña ubicada a 4.800msnm en el Parque los Nevados), que conocí a Juan Pablo Ruiz y Marcelo Arbelaez, líderes de la Expedición Colombiana 7 Cumbres y 2 de los primeros colombianos en ascender la cima del Monte Everest. Me lospresentó Nelson Cardona (amigo montañista de Manizales quien también hacía parte de 7 Cumbres) y conversé con ellos unos 15 minutos, recuerdo que quedaron un poco asombrados de ver que me movía en bici a semejante altura.

Un año más tarde, estas personas estaban buscando dos mujeres para sumar al equipo que escalaría el Monte Aconcagua, se acordaron de mí durante una conversación en la casa de Juan Pablo, consiguieron mi número de teléfono y me invitaron a una reunión en Bogotá, para hablarme de la posibilidad de ir a la montaña más alta de América. Aunque el pensar en la magnitud del reto me hizo asustar un poco, decidí aceptar la invitación y lo que vino después solo lo puedo resumir en dos palabras: gratitud y propósito.

En enero de 2003 partimos hacia Argentina. Caminamos 73km sólo para llegar a la base del Aconcagua y, aunque mi rendimiento físico durante toda la aproximación fue muy bueno, el día de cumbre estuve a punto de devolverme por agotamiento extremo, sed y dolor de espalda. Si no hubiera sido porque mi compañero de expedición Nelson Cardona (quien era el líder del grupo que subía ese día) me da un regaño a 5.800msnm. Llevaba sólo 1 hora del total de 10 que se pronosticaba para el ascenso, mi agua se había congelado en la botella, mi garganta estaba seca y tenía un espasmo en la zona lumbar, así que me pareció razonable iniciar mi regreso. Sin embargo, Nelson no pensaba lo mismo y durante unos 20 minutos me habló fuerte, ha sido talvez el mejor regaño de mi vida, pues me alentó a seguir.

Unas horas más tarde, nos estábamos tomando la foto juntos: Rafael Ávila, Joaquín Uribe, Iván Henao, Nelson Cardona y yo, ése es el poder de los equipos.

Equipo Colombiano 7 Cumbres

Glaciar de Los Polacos

Otras entradas

La importancia del camino

En un mundo en el cual se valoran cada vez más las recompensas inmediatas, resulta de gran relevancia recordar uno de mis mayores aprendizajes en las montañas: la cima no es lo más importante, es el camino que te lleva a ella lo que realmente forja el carácter, para...

Mi historia en el Elbrús

Ascender esta montaña fue algo extraño, por temas de permisos, logística y disponibilidad de recursos, escogimos desde Colombia el ascenso de la ruta normal. La primera parte, desde los 2.200msnm hasta los 3.470msnm se hace en teleférico. Ya en este punto tomamos las...

Mi historia en el Aconcagua

Recuerdo mucho esta expedición no sólo por lo vivido durante el viaje, sino por la forma tan especial como se desencadenaron los eventos para estar allí. Fue en el año  2001 cuando me encontraba trabajando en “El refugio” (cabaña ubicada a 4.800msnm en el Parque los...

CONTACTO

info@anamariagiraldo.com

@ana7cumbres

@ana7cumbres

Autorización de Tratamiento de Datos